<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17412052\x26blogName\x3dEl+Peso+De+La+Vida\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/\x26vt\x3d-2307059796668168080', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
El Peso de la Vida

El Veredicto Final: White Lies - Ritual


Ya se sabe que a un grupo como los londinenses White Lies es fácil que les lluevan críticas por todos lados, pero igual de fácil es que se les eleve a los altares del pop británico oscurillo deudor de los omnipresentes Joy Division. Ambas cosas les ocurrieron con su debut, "To Lose My Life", de hace dos años, y seguro que les volverá a ocurrir con su nuevo trabajo, "Ritual", publicado en estos últimos días. Pues si eres de los que disfrutaste con su primera colección de singles, digo… primer disco, te aconsejo que no te olvides de ellos porque con el recién publicado nuevo disco mantienen la cabeza bien alta.

Lógicamente siguen mamando de las mismas fuentes y no te vas a encontrar aquí nada nuevo pero, con unos Editors inmersos en la electrónica y perdiendo bastante el rumbo y unos Interpol cada día más y más aburridos, White Lies suponen un soplo de aire fresco y puro entretenimiento musical.

Si hay que reseñar alguna evolución podríamos mencionar un mayor uso de los elementos electrónicos, que les llevan incluso a acercarse a Depeche Mode en temas como "Strangers" o "Peace & Quiet", y cierto grado mayor de oscuridad respecto a su predecesor. Aquí, singles como "Bigger Than Us" no suenan tan directos como lo que nos tienen acostumbrados pero el buen gusto a la hora de facturar estribillos ni de lejos lo han perdido. Solo una cosa tengo que reprocharles y es que la voz de Harry McVeigh es tan lineal que cuando llegas a la parte final del disco las canciones resultan bastante más pesadas que aquellos temas del comienzo que tan bien nos entraron de primeras.

Texto: Iván Díaz

Etiquetas: , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

» Publicar un comentario