<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17412052\x26blogName\x3dEl+Peso+De+La+Vida\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/\x26vt\x3d-2307059796668168080', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
El Peso de la Vida

El Veredicto Final: Monster Magnet - Mastermind


Poco después de la edición de este "Mastermind", muchos fans de Monster Magnet se lamentaban de la salida de Ed Mundell de las filas de la banda capitaneada por Dave Wyndorf. Este hecho de por sí no tendría que afectar para nada a este disco, y sus probables consecuencias no se verán hasta su hipotético sucesor, pero es imposible no sentir cierta tristeza por ser esta la última oportunidad que tendremos de disfrutar de un tándem que ha dado resultados poco menos que espectaculares, aunque sea ya en discos de hace unos cuantos años.

Tirando de veteranía y oficio por el camino más recto, los de New Jersey pueden decir que con este nuevo trabajo dan lo que de ellos se espera, con lo que sus viejos fans ya sabrán que se van a encontrar cuando lo escuchen. El sucesor del atribulado 4-Way Diablo no inventa nada y sigue las pautas del hard rock que llevó a la banda al su máximo apogeo comercial, y esto conlleva que desde hace un tiempo están caminando por esa finísima línea que separa el aburrimiento de lo interesante, con resultados desiguales.

Ejercicios atmosféricos como el de "The Titan Who Cried Like A Baby" o dignísimos lucimientos como el de "100 Million Miles" forman parte de ese lado bueno, hay guitarras musculadas con pinceladas de psicodelia, y todo es 100% sonido magnet, pero por el camino se ha quedado un poco de la brillantez y la frescura que tenían antaño sus composiciones. O lo que es lo mismo, hace tiempo que está todo el pescado vendido y poco más nos pueden ofrecer a estas alturas de su carrera. Si es cierto que el poso existente en el anteriormente mencionado sonido magnet, a veces exige que uno preste atención con varias escuchas, y es probable que el tiempo sea benevolente cuando dentro de unos años se pueda mirar en perspectiva este álbum, pero ahora mismo no puedo evitar que al escuchar temas como "Perish In Fire" o "When The Planets Fall From The Sky" me venga a la cabeza la sensación de haberlos escuchado antes.

Hoy en día no se les puede exigir a Monster Magnet un disco como "Superjudge" o "Dopes To Infinity", eso es un hecho y creo que lo he dejado bastante claro ya. Acomodarse es peligroso para un grupo, y aunque los de New Jersey no llegan a ese extremo, sus últimas dos referencias discográficas sufren síntomas de que, si no del todo, pueden llegar a convertirse en otra banda más que vive de las rentas de sacar discos de relleno.

Eso sí, si siguen haciendo portadas como esta van a perder más fans que por otras causas, seguro.

Texto: Sergi Tomsen-Valdec

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

» Publicar un comentario