<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17412052\x26blogName\x3dEl+Peso+De+La+Vida\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/\x26vt\x3d-2307059796668168080', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
El Peso de la Vida

El Veredicto Final: Killing Joke - Absolute Dissent


Después de alguna que otra conversación digna con el señor Sergi Tomsen-Valdec, más conocido por ser psichoboy_tgd en Twitter, se ha decidido que entre como colaborador. Como en los dos casos anteriores (Ivan Diaz y Héctor Delgado) vendrá un par de veces por semana con sus impresiones acerca de los discos actuales más interesantes , así como cualquier otra cosilla musical que quiera contarnos. Para empezar nos trae "Absolute Dissent", lo nuevo de Killing Joke. ¿Que tal les habrán sentado los años?


A estas alturas, tras treinta años de historia, dudo mucho que Killing Joke tengan que rendir cuentas con nadie. Se dice pronto treinta años, una cifra con la que cualquier banda estaría ya viviendo de las rentas desde dos lustros antes, no en el caso de los ingleses, cuyo secreto para no caer en las redes del descontrol y convertirse en otra banda de dinosaurios viviendo del pasado fue, precisamente, desbocarse del todo. Cada disco ha ido sonando más y más duro, como si su cabreo con todo y con todos fuera creciendo, y llegados a este punto era difícil imaginar con que iban a suceder al barroquismo bañado en hardcore metal de "Hosannas From The Basement Of Hell" (2006). Por primera vez en 28 años se reunía la formación original, aquella que parió el monolítico debut de 1980, pero también era el primer disco de este nuevo siglo/milenio en el que no estaba la figura de Paul Raven, muerto en 2007. El EP editado en mayo daba pistas, unas pistas muy buenas por cierto, sobre el nuevo estilo del disco. De los cuatro temas que formaban ese "In Excelsis", tres han terminado en el decimocuarto álbum de estudio de Killing Joke, "Absolute Dissent".

Aunque en un principio se iba a llamar XIII: Feast Of Fools, la no inclusión de la canción que daba título a este trabajo hizo que se tomara otro tema como nombre. Así, "Absolute Dissent", el tema, abre fuego como una especie de puente con la épìca que rebosaba Hosannas, tomando el testigo que dejaron en ese disco para entretejer un sonido en el que vuelven a mirarse en el espejo de 1980. Pero nada más allá de la primera impresión, la rabia y la furia que empujaba discos como "Extremities, Dirt & Various Repressed Emotions" (1990) o el homónimo de 2003 aflora con temas más musculados y agresivos como "The Great Cull" o la furibunda "Depthcharge", por citar alguno. Canciones compactas, abrasivas, sí, pero acompañadas de joyas de estructura más simple y esquemática, repletas de hipnóticas líneas de bajo convertidas en mantras absorbentes como "Endgame" o "In Excelsis", dos de los temas que ya aparecían en el mencionado EP. A tenor de lo que se va escuchando se puede esbozar una sonrisa aprobatoria, Killing Joke nunca se han ido, aunque a veces con esas espantadas de Jaz parecían no estar, y con este álbum tampoco se van a ir ahora.

Es más, vienen a demostrar que incluso mirando atrás como hacen en este disco tienen estilo y saben darse un homenaje sin caer en el autoplagio. Dejan que vuelva el dub con el que cimentaron la base de su post punk de los inicios en la atmosférica "Ghost Of Ladbroke Grove" (el tercer tema que pertenecía al EP "In Excelsis"), que toma el título de la zona dónde la familia de Coleman vivió durante varias generaciones. Y con cierta ironía por ser una etapa que a veces suele ser denostada, vuelven a la new wave – que también ellos abrazaron en los ochenta- de manera elegante y sobria, sin aspavientos pero con contundencia en "The Raven King", homenaje indirecto (a pesar del nombre) al añorado Paul, alimentándose de esa etapa en la que algunos quisieron ver en ellos a unos The Cure de segunda. Sería difícil definir con una palabra un trabajo en el que casi cada canción es un mundo, y es que cuando te encuentras con temas como "This World Hell", que rebosa riffs afilados como cuchillas de afeitar, y a medio esconder de repente aparece una joya como "European Super State", se complica mucho encontrar tan solo una para hacerlo. Heredero espiritual de "Europe", uno de los singles de "Night Time" (1985), evoluciona los ritmos new wave de su padre para abrazar la electrónica – si, la electrónica- con una elegancia digna de los " más oscuros y melancólicos, una suerte de delicatessen EBM adornada con un estribillo demoledor y regusto ochentero que no cae en las trampas de esa década, y que se erige en una de las composiciones más sorprendentes salidas nunca del seno de la banda.

La unión de las mentes de Martin Youth, Geordie Walker, Paul Glover y Jaz Coleman ha dado unos frutos excepcionales hace 28 años y los vuelve a dar ahora para dejarnos con la boca abierta de nuevo, algo que pocos grupos, o casi ninguno, puede decir con los mismos años de carrera. "Absolute Dissent" es un disco fresquísimo que da otro giro al sonido de la banda, otra muesca más en la pistola con la que apuntan al mundo, pero decir que este es su mejor disco sería pasarse tres pueblos. Killing Joke tienen al menos cuatro lp’s (de otras tantas etapas) esenciales, el primero de ellos inspiró a una cantidad inimaginable de bandas, y los otros simplemente fueron acercamientos a sonidos que dejaban a la altura del betún a muchos grupos consolidados en ellos. La fórmula que han usado para su catorceavo trabajo ha sido respetar su identidad pero sin hacer ascos a alterarla un poco para jugar, pocos discos vais a encontrar hoy día tan respetuosos con su pasado como desafiantes con el futuro que todavía está por venir. Y esa es la grandeza de Killing Joke, su capacidad para sobrevivir, mutar, adaptarse… Un disco descomunal lo que tenemos entre manos, una banda en un estado de forma compositivo envidiable y uno de los mejores trabajos de lo que llevamos de año.

Texto: Sergi Tomsen-Valdec

Etiquetas: , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

» Publicar un comentario