<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17412052\x26blogName\x3dEl+Peso+De+La+Vida\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elpesodelavida.blogspot.com/\x26vt\x3d-2307059796668168080', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
El Peso de la Vida

Uzzhuaïa + The Black Rose Road @ Sala Bikini (20-11-10)

(foto de Pedro Llorca)

Si algo saqué en claro de la noche del sábado y del concierto de Uzzhuaïa es que esta gente se debe - literalmente- al rock, y por encima de ello, a su público. Como bien dijeron durante el show, es difícil vivir de la música en un país como este y triunfar con un género como el suyo. Ahora se estilan otras cosas, pero lo cierto es que si existiera de verdad un mundo justo los valencianos estarían ahora disfrutando de mucho más éxito, y como ellos, otras tantas bandas que merecen mucha mejor suerte que la que están viviendo con el panorama actual. De todos modos tampoco quiero pecar de pesimista ni de agorero, al contrario, mientras pueda voy a disfrutar todo lo que pueda de bandas como las que llenaron la Bikini de riffs, riffs y más riffs el sábado por la noche.

Para empezar abrimos el apetito con The Black Rose Road. La banda de Mataró apareció en escena con la pobre estampa de una Bikini con no más de 40 personas pululando por ahí, pero ni con esas parecieron amedrentarse y se marcaron un concierto mucho más que digno. Moviéndose entre el rock y el metal, todo bañado con tintes sureños, lo mismo sus arrancadas más heavies te recordaban a Pantera que luego sus solos parecían salidos de la guitarra de Zack Wylde. Por entrega y por actitud cualquiera diría que son unos novatos, pero lo cierto es que vienen con su debut bajo el brazo y las sensaciones no pudieron ser mejores. La base rítmica era demoledora, apoyando a unas guitarras asesinas y un vocalista que a veces recordaba al mejor James Hetfield, a pesar de que a veces el sonido no acompañaba del todo. Con 3/4 de hora de concierto me convencieron de sobras, la verdad. Próximamente estarán teloneando a Alice Cooper en sus fechas españolas y el día 2 de diciembre presentan su disco en Sidecar (por la patilla, para los que estén interesados que vayan a su myspace que pueden imprimir las invitaciones). Habrá que seguirles la pista.

Con una entrada ya más decente y más ambiente (aunque un poco lejos del lleno absoluto), Uzzhuaïa salieron a escena arrancando con el single que da título a su nuevo trabajo, 13 Veces Por Minuto, y desde ese momento se vio claro que sus intenciones eran ir a degüello. A Pablo se lo notaba la voz algo justa para apretarse, pero no por elló se cortó un pelo y la siguiente del setlist fue la brutal "Desde Septiembre". Para quitarse el sombrero la actitud del vocalista, que al poco de haber empezado el concierto ya nos avisaba que su garganta estaba bastante fastidiada y aún así se marcó un show de esos para enseñar a nuestros hijos sobre cómo comportarse encima de un escenario. Ahí tenemos a un frontman de los que consiguen empatizar con la gente tirando por el camino más recto, el de la sinceridad, pidiendo que ahí donde él no llegara lo hiciera el público. Y aunque al principio la gente parecía un poco reacia a ello, poco a poco fueron entrando en calor hasta lograr que en "Destino Perdición" dejara los estribillos al respetable. Esa no fue la única ayuda de la noche porqué ya veníamos avisados de la aparición de Morti (Fantástico Hombre Bala, Skizoo y Ex-Mundus) en algún momento. El tema escogido fue Ángeles Malditos, que le venía ni pintada a alguien como él y que gracias a su chorro de voz tomó un matiz distinto a la original de la banda.

Hablando de la banda, no puedo ponerles un pero tampoco, ni en entrega, ni en sonido, ni en nada. Y me refiero a qué sonaron crujientes, compactos y se les veía sonreír sobre el escenario, disfrutar como chavales, como si fuera la primera vez que se subían a un lugar como ese, haciendo realidad la máxima que compartieron con nosotros entre canción y canción: Vayamos a vivir esta noche como si no hubiera un mañana. Y gracias a un repertorio sólido como una roca, con temas como "Cuando Ya No Quede Nada", "Enero", "La Cuenta Atrás", "Baja California", "La Otra Mitad" o "Perdido En El Huracán", amén de las nuevas como "Durango", "No Quiero Verte Caer y Ante La Tempestad", a pesar de las limitaciones ya comentadas, saldaron la noche de manera sobresaliente.

Así que pensadlo un momento: Si con el cantante con la voz a medio gas ya se partieron el espinazo por dar un buen concierto, imaginad como será cuando ya esté recuperado. Avisados estáis. Yo no me los perdería ni de coña.

Texto: Sergi Tomsen-Valdec

Etiquetas: , , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

» Publicar un comentario